domingo, 10 de abril de 2011

Sin previo aviso

01:00hs. Estoy en casa, lista para acostarme. Suena el telefono. "Vení ya al bar, Ariel se va"
No entendía nada. Como pude, a los pedos, me vestí y salí. En cinco minutos estuve en el bar, sin saber bien que iba a pasar.
Cuando me vio me saludó como si se estuviera yendo a vivir al congo belga por 15 años. Me dio un abrazó terrible, y me dijo que me iba a extrañar. Estuvo casi toda la noche sentado con nosotras, ya practicamente sin trabajar.
El momento de irme fue terrible, porque no caí en la cuenta de lo que pasaba. Nos despedimos como cualquier noche, como si supieramos que nos vamos a cruzar el viernes que viene. Y recién cuando llegué al auto me di cuentqa de que no, que no es probable que lo vea el fin de semana que viene, ni el otro, ni el siguiente. Me di cuenta de que es probable que no lo vea más, que si llego a hablar con él va a ser por casualidad.
Llegué a casa mal, sin saber porque me bajoneó tanto. Y me di cuenta de que más alla de todo lo que pasó, lo quiero. No se de que forma, pero lo quiero.

2 comentarios:

  1. a donde se fuee? vos sabias? aaaaaa no entiendo nada! solo se qe odio las despedidas. este año se fueron a estudiar o laburar mis mejores amigos y.. estem... bueno, él. es horrible, en el momento no caes. despues pasas una semana buscando la manera menos dolorosa de cortarte las venas

    ResponderEliminar
  2. Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you about a broken link on your site. Please email me back and I would be happy to point them out to you.

    Thanks!

    Randy
    randydavis387@gmail.com

    Gadgets

    ResponderEliminar